Veinte años después, un juicio imprescindible.

La causa que investiga parte de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Unidad Penal Nº 9 de La Plata llega a juicio oral con veinte años de demora.

El cierre de las investigaciones que generaron las leyes de punto final y de obediencia debida tuvo consecuencias de muy difícil reparación en el día de hoy. La sociedad no pudo saber quiénes, dentro de las fuerzas armadas y de seguridad, habían participado con responsabilidad criminal en el accionar terrorista desplegado; por lo tanto esos crueles represores permanecieron dentro de las fuerzas impregnándolas de sus criterios autoritarios, discriminatorios, corruptos y criminales. Esos genocidas formaron generaciones enteras de oficiales y suboficiales, sin más objeciones que las impulsadas por los organismos de derechos humanos.

Hubo gestiones que intentaron introducir criterios de transparencia al interior de algunas fuerzas; se produjeron, ciertamente, avances importantes en la materia.

Sin embargo, la influencia persistente a que nos referimos sigue presente con toda claridad en discursos y prácticas policiales, como en discursos y prácticas penitenciarias. Y, lamentablemente, también en muchos de los discursos y prácticas judiciales.

El ejemplo usual y paradigmático es la tortura practicada en los lugares de detención a través de sus distintas variantes. Pero también vale destacar la discriminación clasista que se expresa a través de las detenciones selectivas, de los procesamientos infundados, de la negativa judicial a intervenir al interior de la cárcel, de las políticas de encarcelamiento generalizado que está haciendo de los penales verdaderas bombas de tiempo. Y fundamentalmente, del estruendoso silencio que rodea a la huelga de hambre hoy en curso; generada en la Unidad Nº 9 y que alcanza a cientos de internos de cárceles provinciales y federales.

Por eso es que estos juicios son imprescindibles. Porque los daños y las consecuencias del terrorismo de estado han sido múltiples. Y porque nos debemos como sociedad saldar la terrible deuda de sangre contraída por el estado terrorista y reparar a través de las instituciones democráticas al menos parte del daño causado al margen de toda norma legal.

Oscar Rodríguez

This entry was posted in ESCRITOS - NOTAS by apdhlaplata. Bookmark the permalink.

About apdhlaplata

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s