ROSTROS VISIBLES

A pesar de hayan pasado 34 años desde la  primera vez que los vió, el testigo Carlos Alberto Alvarez pudo reconocer físicamente a cinco de los imputados en la causa: los agentes del servicio penitenciario Raúl Aníbal Rebaynera, Segundo Andrés Basualdo, Valentín Romero, Jorge Luis Peratta y el médico Enrique Leandro Corsi.

 SECRETARIA DE PRENSA APDH LA PLATA

 (27ABRIL2010) Tuvo lugar una nueva audiencia en el marco de la causa que refiere a los delitos de lesa Humanidad cometidos en la  Unidad Penal nº 9 de La Plata.

 Pasadas las 10hs se hizo presente en el escenario de la Ex Amia, Francisco Virginio Gutiérrez en carácter de testigo de la causa.

  El actual Intendente de Quilmes manifestó al Tribunal que una vez detenido en la Unidad 9,  envió una carta a los tribunales federales para expresar la situación violenta que se vivía dentro del penal.

 Las condiciones se profundizaron tras la muerte de los compañeros Dardo Cabo y Rufino Pirles, por lo que los presos solicitaban algún tipo de respuesta de la Justicia que los sacara de toda peligrosidad. El testigo expresó que ante el pedido no tuvieron ninguna respuesta y que por esa razón lo mandaron al calabozo.

 “Nos amenazaban constantemente para que no digamos lo que sucedía dentro del penal por lo que éramos rehenes de lo que sucediera afuera del mismo”. El testigo también recordó haber visto en la Unidad a miembros de la Iglesia: “Nos ofrecieron firmar un documento de arrepentimiento, hecho que nunca realicé”.

 Gutiérrez refirió a cómo tomaban agua una vez que estaban en la celda de castigo:” Nos tiraban la cadena del baño para que tomáramos de ahí”, también identificó a “cabeza de candado” como el responsable de la acción.

 Ante el pedido de que si podía reconocer a los imputados, Gutiérrez  se paró para verlos de cerca, pero no logró identificar a ninguno.

 Caso Carranza

 Luego de un cuarto intermedio se reanudó la audiencia con la testigo Frida Ursula Rochocz, quien prestó declaración en relación a su hermano Gonzalo, quien estuvo detenido en la Unidad 9.

  “Mi hermano era militante, muchas veces me llevaba al barrio donde daban clases de alfabetización”, recordó la testigo a lo que agregó: “En mi casa se hablaba, se discutía, se debatía sobre todo”.

La testigo relató algunos hechos que atravesó durante la dictadura cívico-militar. En uno de ellos afirmó que al volver de la escuela el 26 de Junio de 1976, llegó a su casa y vió a dos hombres que salen por la puerta, a lo que recordó que uno de ellos llevaba una peluca. Fue secuestrada junto a su madre y su hermano Ramón quien padecía de leucemia y se encontraba en estado crítico. Los tres fueron llevados al centro clandestino de detención conocido como Campo de Mayo. Una vez allí: “Ya no tenia nombre, era el numero 601”, expresó.

Al poco tiempo, los tres fueron liberados. “Luego de lo que pasamos, decidí irme del país, pero antes de hacerlo quería visitar a mi hermano Gonzalo”, comentó la testigo.

Una vez en La Plata, recordó que al momento de estar haciendo la cola de los familiares reconoció dentro de la Unidad 9 al señor de peluca que había visto en su casa la noche que fue secuestrada. El hombre la sacó de la fila y la llevó a un cuarto en donde intentó entablar una conversación a lo que la testigo permaneció “paralizada por la situación”.

Al respecto, la querella le preguntó si podía reconocer físicamente a ese hombre, para lo que la testigo dijo que tenía un sobre con información al respecto, pero que sólo se lo daría al Presidente del Tribunal, el Dr. Rosansky.

Gonzalo Carranza fue liberado el 2 de febrero de 1977 a altas horas de la madrugada y sin notificar a los parientes de que se efectuaría tal liberación. En la puerta de la Unidad fue secuestrado junto con Guillermo Segalli y  Miguel Domínguez .Hasta el día de hoy permanecen desaparecidos.

Pasado el mediodía, continuaron las declaraciones testimoniales, en este caso fue Julio Alberto Machado quién se sentó frente al Tribunal.

El testigo fue víctima del terror instalado en la Unidad 9 el día 13 de diciembre de 1976, sin embargo, no pudo identificar los nombres de los responsables de aquel hecho.

Se refirió a Zabala como uno de los compañeros que había estado en las celdas de castigo, pero no pudo aportar ningún dato de mayor trascendencia a los efectos de este juicio.

“Para nosotros la autoridad del penal era el Sr. Dupuy”

Así lo expresó José Jozami, otro de los testigos que prestó declaración testimonial. La victima llegó a la Unidad 9 en Octubre de 1976, luego de haber pasado por otros penales.

El testigo mostró una gran elocuencia para recordar lo acontecido dentro de la Unidad. Se refirió a la requisa del 13 de diciembre como “un hecho general, organizado, para mostrarnos una nueva época fundada en el terror”.

 Luego de este hecho fue trasladado al pabellón Nº 1, conocido junto a Pabellón Nº 2, como “pabellones de la muerte”. “Sabíamos que quienes dirigían el país, dirigían las cárceles”, expresó.

En referencia al asesinato de Cabo y Pirles, el testigo contó al tribunal que tuvo la oportunidad de entrevistarse con el Directo del penal, Abel Dupuy. Ante el reclamo de los internos de que se les garantizara la seguridad dentro del penal, el director le respondió que “No había nada que hacer”. Luego de dicha entrevista se produce el secuestro de Georgiadis y Urien.

 Por otro lado el testigo reconoció que había médicos dentro de la Unidad, a lo que agregó: “En las tres veces que estuve en los calabozos, nunca me vió un médico”.

 Piedra Libre

Carlos Alberto Alvarez llegó a la Unidad 9 “algún día” de 1975 y permaneció en el Pabellón Nº 12, refiriéndose a este como el lugar donde se concentraban los presos políticos.

El testigo recordó el 22 de agosto de 1976 como el día en que se producen ciertos cambios dentro de la unidad: “Nos recortaron las horas de recreo, se endurecieron los tratos cotidianos y se decidió que íbamos a estar muchas horas con las puertas de las celdas cerradas”.

El declarante refirió a que ese día se preparaban para hacer una recordatoria por los hechos ocurridos durante en la cárcel de Trelew. Colgaron un cartel y pidieron un minuto de silencio el cual fue interrumpido por una voz que gritó “Todos a sus celdas”.

Ante los hechos, los principales encargados de la coordinación del acto (Rapaport, Quintás, Georgiadis) junto con otros compañeros fueron llevados a las celdas de castigo, con 30 días de calabozo y 60 días sin beneficios.

A la ahora de reconocer a los imputados, Alvarez se refirió al “Nazi” Rebaynera como una de las personas que siempre lo castigaba o golpeaba. En el mismo orden, Alvarez dijo: “Juntaba el agua con la mano para poder tomar, eso y las duchas de agua fría eran las fuentes de agua. Las medicinas también se tomaban de esa manera”.

La situación antes descripta, fue denunciada por la víctima ante uno de los médicos que trabaja en el penal: “Le solicité un vaso de agua para tomar una pastilla, ya que tenía dolencias estomacales”. Ante la solicitud la víctima recordó la respuesta del médico: “Deja de hinchar las pelotas, tomá de la letrina”.

Al momento de reconocer a los acusados, Alvarez se paró de la silla y pudo reconocer a Leandro Corsi como el médico responsable de aquel hecho. También señaló a Romero alias “culito de goma”, Basualdo, al que también se lo conocía como 38 largo “por que eran grandote, negro y metía miedo”, Peratta y al “Nazi” Rebaynera como los principales responsables de las torturas recibidas durante el tiempo que permaneció en la Unidad 9.

Cabe mencionar que el testimonio de Alvarez duró más de tres horas en el cual también brindó información en referencia a otras causas.

This entry was posted in Audiencia 04/27 by apdhlaplata. Bookmark the permalink.

About apdhlaplata

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s